Miércoles 8 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 8 de Febrero de 2023 y son las 14:12 - EntrePueblosRadio, la radio que acompaña tus luchas....

OPINIÓN

13 de marzo de 2022

El Foro Económico Mundial de “Davos” muestra el nerviosismo del poder global

Abilio Peña Buendía, integrante y animador de la alianza Global Convida20 reflexiona acerca de los resultados del Foro Económico de Davos

Entre el 17 y el 21 de enero de 2022 sesionó virtualmente  del Foro Económico Mundial,  conocido como Davos. Las cesiones anteriores, al igual que esta, dejaron ver el nerviosismo de los jefes de Estado, empresarios, organismos multilaterales, por el rumbo de la economía mundial capitalista. 

 

Este año, como ha  ocurrido sólo dos ocasiones más, estuvo presente el presidente de China Xi Jinping,  quien en su discurso  habló de los riesgos para la economía mundial, la incertidumbre que sigue en aumento, el énfasis de su país en la globalización, el aumento en emisiones de carbono y que como ningún otro, son quienes más invierten en energías alternativas.

 

Quien invitó a Xi fue el fundador del Foro Económico Mundial Klaus Schwab, empresario y académico  preocupado por lo que viene pasando con la economía capitalista  a nivel global, que en la pandemia está demostrando sus pies de plomo. En sus discursos de 2021 ya había planteado, lleno de palabras coptadas de los movimientos sociales a nivel global, lo que para él como fundador y presidente del Foro debía orientar las discusiones para alcanzar el “progreso” en lo que pensaba era el gran año para volver a hacer despegar la economía, lo que no ocurrió.

Habló Schawab de resiliencia,  de inclusión y sostenibilidad para salir de la crisis de la pandemia hacia el crecimiento económico y llamó a “reforzar la confianza”, particularmente en los sectores juveniles, y anunció los cinco temas de los que se ocupó esa versión virtual del foro:

a) transformación industrial responsable mediante la aceptación del  capitalismo de las partes interesadas: accionistas y organismo social; b) mejorar gestión mundial para un  mundo sin carbono; c)  sistemas económicos y sociales justos con  suficientes empleos; d) modelar las tecnologías para el bien de la sociedad y  e)  un nuevo sistema multilateral que tenga en cuenta necesidades del SigloXXI.

El capitalismo de las partes interesadas apunta a que las empresas asuman las responsabilidades  sociales lo que implica, como lo predica el modelo neoliberal, la reducción de las funciones positivas del Estado, que pasan al mercado;  y  la construcción de un nuevo sistema multilateral que responda a las necesidades del siglo 21, tocarán, pensamos, al sistema de Naciones Unidas, que,  en pandemia está incomodando  con estudios sobre el aumento de la pobreza, que  casi llega a la hambruna en algunos países, o el del panel de expertos sobre el clima  que demuestra que al no tomarse  en serio el cambio climático, nos quedan sólo 100 años de existencia como planeta. Desde luego la responsabilidad no se la atribuyen los gobiernos y empresas capitalistas por su irracional relación con las personas y la naturaleza, pero su nerviosismo es la expresión que a esta altura de la pandemia, se les está devolviendo con una economía global que no despega.

En la semana de Davos 2022, reitera  Schawab la necesidad de seguir luchando contra la pandemia;  re impulsar la economía global, acelerar la transición hacia el cero neto de emisiones de carbono,  priorizar la biodiversidad buscando soluciones basadas en la naturaleza y reducir la brecha entre los ricos y los pobres para alcanzar el desarrollo sostenible. Llama la atención que entre las soluciones verdes está la del hidrógeno como combustible, del que piensan poner como proveedor a África, instalando, tal como lo indicó el canciller alemán Olaf  Scholz, un tubo entre los dos continentes,  siguiendo con el histórico saqueo colonial europeo al continente africano, a nombre, ahora, de las energías verdes.

Conocemos los discursos públicos del poder global  de “Davos” que en nada resuelven los problemas de fondo pues su lógica de acumular capitales, sigue viendo oportunidades en la pandemia,  para las farmacéuticas por ejemplo; para  la revolución digital y para el negocio de la transición energética que se sigue orientando por la misma irracional  lógica de la oferta y la demanda,  del medio y del fin, y   no por la de la solidaridad.

Se requiere hoy, para salir de la crisis,  decisiones que  satisfagan  las necesidades de las  mayorías empobrecidas y de la naturaleza, como las  mencionadas por el  papa Francisco en su encuentro con los Movimientos Populares  de octubre de 2021: liberación de las patentes para las vacunas, no pago de la deuda externa, salario mínimo universal, parar la destrucción de la naturaleza, controlar el monopolio de la producción de alimentos, liberar el acceso al contenido educativo que monopolizan los gigantes de las telecomunicaciones, renunciar al colonialismo, el cese del bloqueo de países poderosos a otros países.

El estallido social   en Chile, Honduras, Colombia, Francia, entre otros países, seguirá marcando la ruta  de los cambios estructurales que posibiliten la vida humana y de toda la naturaleza. Sólo por ahí se vislumbra  esperanza.



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!