Domingo 24 de Septiembre de 2023

Hoy es Domingo 24 de Septiembre de 2023 y son las 21:37 - EntrePueblosRadio, la radio que acompaña tus luchas....

OPINIÓN

15 de julio de 2023

UN GRAN FRENTE DE LUCHAS

GUATEMALA:
Màximo Ba Tiul, Antropólogo, Filósofo, Teólogo, Investigador Maya poqomchi y corresponsal en Guatemala de Entrepueblosradio y el Servicio Comunitario de Noticias (SERCON) nos entrega un nuevo artículo donde hace un análisis reflexivo de la realidad sociopolítica de la Republica de Guatemala.

“¿Llegó la Primavera?”

Xela

 

Por: Kajkoj Máximo Ba Tiull

El momento político que vive nuestro país, cuando aún se puede estar gestando la última etapa de lo que hemos hasta ahora llamado “fraude”, porque la intensión sigue siendo la instalación de una dictadura de nuevo tipo,  nos encontramos en medio de un vacío organizativo social, como efecto del gran repliegue que hizo el neoliberalismo, llevándonos a construir y crear modelos organizativos, que promovieron la resistencia pacífica, que es el sinónimo, de resistencia para sobrevivir y no para vivir. 

El grupo criminal que controla el Estado, teniendo como abono una sociedad racista, discriminadora y conservadora, ha permitido que jueguen con nuestros derechos, en un primer momento, promoviendo la contrarrevolución contra Arbenz de 1954, posteriormente destilando odio contra todo que se declare antisistema, aunque no fuera ni simpatizante de ninguno de los frentes guerrilleros (1962-1996) y durante todo el proceso de paz en contra de todo quien se declarara apoyo, amigo o como quiera llamarse de los pueblos indígenas, acuñando el discurso “voltear la tortilla” (2000-2015) y en estos últimos años, contra la diversidad sexual, contra los jóvenes, acuñando la farsa de ser “Pro Vida” (2015-2023).

Una extrema derecha manipuladora, corrupta y criminal, que se adueña de nuestro cuerpo, pensamiento, corazón y estómago.  Nos pone en un estadio de indefensión, sumisión, dominación y duda.  Nos hace pensar que no somos capaces de revertir sus canalladas.  Es una derecha que no le importa el dolor de la gente.  Una derecha indolente, por eso, no le importa que la gente muera de hambre, de frío.  No le importa si la gente tiene salud, educación y peor aún si le falta tierra, techo y trabajo.

La izquierda sobre todo partidista, en el escenario actual, sigue siendo raquítica, desnutrida, egoísta, triunfalista, mesiánica y convertida en pequeños guetos. Siguen considerándose la vanguardia, a pesar de las dos experiencia guerrilleras, complementarias y diferentes; 1960 con Yon Sosa, Turcios Lima y otros y 1972, con Payeras y compañeros.  Esta izquierda partidista, se quedó sumida con la idea que el partido es la vanguardia y los pueblos, comunidades, movimientos sociales, ONG, son quienes reciben las órdenes y decisiones.

Hoy una nueva modalidad de Golpe de Estado no consumado, un golpe de Estado primero electoral, ahora jurídico, puede despertar la conciencia de los pueblos.  Un golpe de Estado, ya no dirigido abiertamente por militares, sino por un grupos de 

criminales que han sabido vivir de la corrupción y la impunidad, utilizando a la institucionalidad de justicia (Corte de Constitucionalidad, Corte Suprema de Justicia, con todos sus cámaras, tribunales, el Ministerio Público y ahora queriendo maniatar al Tribunal Supremo Electoral y el Registro de Ciudadanos).

Cuando Semilla queda en segundo lugar en primera vuelta, suerte de un hartazgo de la gente, por la corrupción y la impunidad y que fue posible por el voto de la esperanza de la población”.  Lamentablemente, la ciudadanía, se quedó nuevamente en la expectativa de que iba a pasar después de los amparos interpuestos ante la CC que no debería de haber jugado ese papel y en la CSJ donde jugó un papel muy vergonzoso y corrupto, su presidente.  El Movimiento Semilla, quedó a la expectativa un poco confiado que todavía se podía creer en una institucionalidad y sin tender redes o puentes, con la población que vive en lo profundo del país.  Aun así, poco a poco, se logró que la gente se volvería si no miembros ni militantes de Semilla, pero si simpatizantes o como decía un amigo fans, pero ahora rebasado, porque la conciencia que movió a la gente a salir a las calles, fue por rescatar a Guatemala de las mafias.

Estas mafias, son grupos criminales.  Son un conjunto de criminales con diferentes proyectos y objetivos (droga, trata, coyotasco, corrupción, genocidas, lavanderos, contratistas, pedófilos, intelectuales oligarcas, entre otros). Tiene un pacto entre sí, por eso se ha acostumbrado llamarles “pacto de corruptos” y en ese pacto, uno de los acuerdos, es la no agresión entre ellos y tratan de actuar colectivamente, como con la “cooptación del sistema de justicia”: Corte de Constitucionalidad, Corte de Suprema de Justicia, el MP.  Las instituciones de seguridad, tanto interna como externa: la PNC y sus diferentes secciones, la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) y los altos mandos del ejército

Este control no es nuevo, tiene su origen durante el conflicto armado interno, pero ahora la modalidad, no son los secuestros y desapariciones, sino la persecución penal de sus adversarios.  Tienen el control de medios de comunicación tradicionales como la RED ALBAVISION e incluso algunos llamados alternativos, sobre todo ahora, que se promociona el aparecimiento de los llamados “periodistas comunitarios”, en donde no hay ni asistencia de la APG. 

El control que ejercen hacia la ciudadana por medio de las iglesias evangélicas;  como las megas iglesias: Mega Frater, Canal 27, Lluvias de Gracias, Ciudad de Dios, entre otros, incluso pequeñas iglesias ligadas al narcotráfico en diferentes partes del país, quien controlan a la población, difundiendo discursos de odio violando totalmente los derechos humanos, sobre todo el derecho a la diferencia,

como está sucediendo ahora, con pastores, que están destilando odio en contra del movimiento Semilla y a la izquierda, haciendo creer que defienden a la familia, pero que en realidad esconden su delitos, como la pedofilia, pederastia, agresión sexual  y la corrupción.

Estos grupos criminales, que están diseminados en todo el mundo y en el siglo XXI, los conocemos como el neo-fascismo, han asumido la característica de una red transnacional, como ejemplo, el discurso de odio contra la comunidad LGTBI, es igual en todo el mundo, así como el discurso racista y discriminador contra los pueblos indígenas, es igual en toda América Latina.  Destilan no solo palabras de odio, sino acciones de odio.  Dicen que los pobres son producto de su pereza y haraganería.  Nos meten miedo interpretando mal la agenda 2030, cuando esta es compromiso de los Estados.

Dicen que los pueblos originarios o a los que ellos llaman “indios”, exigen cambios en el país, porque quieren quitarle las tierras a los finqueros y terratenientes.

 Utilizan un concepto de Dios que no existe en ninguna parte de la Biblia y con esto meten miedo a sus feligreses diciendo, que nos van a quitar las religiones, que van a promover que los niños y niñas asuman ser de la comunidad LGTBI, si se les enseña educación sexual.  A través del miedo, hacen creer que no confiemos en nosotros mismos y que no busquemos el cambio que necesita nuestro país, que dejemos de soñar por un mejor día y así repiten el libreto, como lo hicieron durante la guerra de 36 años.

Mientras el miedo inunda nuestro ser, ellos tejen poco a poco, cada acción, para ensartarle puñaladas al pueblo. No creen que los pueblos están despiertos.   Los pueblos siempre despiertan, solo que lo hacen poco a poco.  El pueblo es sabio, tiene sus propios mecanismos de defensa y de acción.  De allí, cuando acuñan la palabra “Resistencia”.  Una resistencia para la sobrevivencia y que debe convertirse en una “resistencia para la vida”.

Los grupos criminales, escalan un nivel más a sus acciones salvajes.  El último acontecimiento, como querer sacar al movimiento Semilla del campo de juego electoral, es otra escala más del pentagrama de la violencia que tienen planificado realizar.  Que, la máxima corte haya amparado al movimiento Semilla, no significa que se haya ganado la guerra.  Vienen más batallas y estos asquerosos criminales, no descansaran hasta terminar con el sueño del pueblo guatemalteco, como lo han hecho siempre.

De tal suerte, que además del voto, y lo decíamos en una de las últimas entrevistas, si bien es cierto que este pacto criminal está dividido y que por eso era impensable los comunicados de las cámaras empresariales, llamando a que se respete la voluntad del pueblo.  El silencio que hay en las filas del ejército, sobre todo, que el Estado Mayor lo dirige un militar, miembro del grupo Giammattei y Martínez, las voces de mucha gente que no es de izquierda, pidiendo el respeto a su voto y gritando que termine la corrupción.  La apertura que algunos medios de comunicación tradicional, para que se respete la decisión popular.  Todo esto, nos confirma una sola cosa, que este pacto está dividido y quienes se están alejando, es porque han visto la corrupción como uno de los grandes males, pero eso no significan que dejen de atacar, sobre todo sus miembros más radicales y criminales como FUNDATERROR y quienes son aliados del narcotráfico.

Divididos no quiere decir vencidos, solo basta ver en las redes sociales, el veneno que destila Ricardo Méndez Ruiz y Raúl Falla, en las redes sociales, pidiendo persecución en contra de miembros de Semilla y ahora de Juntas Electorales Departamentales y Municipales y mal interpretando las últimas resoluciones de la Corte de Constitucionalidad a favor del Movimiento Semilla. 

Están con miedo, pero encabronados.  Es como una serpiente a quien se le quita la cabeza, pero puede picar con la cola o al revés.  Estos no descansan, no duermen, permanecen despiertos.  Planifican y no tienen solo un plan.  No podemos decir, que tiene un Plan A, B o C.  Tienen un plan y es histórico y es acabar de cualquier forma con la vida de todos los guatemaltecos.  Quieren ser los únicos quienes controlan el poder en todas sus expresiones.

Entonces, no bastara solo ganar las elecciones y pedir que se respete el voto del pueblo. Así como ellos escalan su violencia, el pueblo debe escalar su capacidad de movilización y organización.  Es el momento de pensar en procesos mucho más radicales.  Es decir, avanzar hacia acciones diferentes, que los hemos emprendido hasta ahora.  No estamos diciendo hacer una revolución, porque eso lleva todo un proceso.  La corrupción solo es una faceta del sistema y que, a pesar de eso, erradicarla llevará su tiempo y para eso se requiere de correlación de fuerzas a favor de los no corruptos.

Urge entonces y aprovechando este espacio de elecciones y que los pueblos ya saben que la corrupción es uno de los males que no permite que haya cambios sociales para todos, formar un “Frente Nacional de Luchas”. Que significa, que no tengamos solo la mirada puesta para que gane las elecciones el Movimiento Semilla, sino que este momento, sea para que nos encontremos todas los pueblos, grupos, comunidades, asociaciones, barrios, cantones, movimientos y más,  y fortalezcamos un proceso para que no nos arrebaten este entusiasmo, este sueño,  que hay ahora, porque el objetivo final, es  a este grupo criminal que sigue queriendo “tomar leche de la misma vaca, aunque ya no tenga nada”.

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!