Miércoles 8 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 8 de Febrero de 2023 y son las 14:07 - EntrePueblosRadio, la radio que acompaña tus luchas....

OPINIÓN

2 de enero de 2023

El Messias: Futbol, Política y Religión.

Por: Diego Ramos, Politólogo Argentino

“¡Dios dame una alegría!”  Acaso alguien duda la inmensa alegría que vivió y está viviendo el pueblo argentino a lo largo y a lo ancho del país. No hubo un solo rincón de esta bendita Nación que no se haya gritado ¡¡”siii, ganamooos”!! Una expresión, un desahogo que resucita la esperanza, es un coraje, un querer ganarle a la adversidad. La realidad que brotaba del Éxodo bíblico (el cruce del Mar Rojo, camino a la tierra prometida) no era tan solo una nueva idea religiosa o una nueva visión de la libertad, sino el nacimiento de una nueva comunidad social en la historia, ¿acaso no se vio eso reflejado explicita e implícitamente? Sin duda un festejo diferente, distinto al del 86, es la expresión de alegría popular más increíble de este Siglo XXI y que conlleva un dato generacional al que no hay que dejar de prestarle atención.

Dicen que hay tres temas que no se deben hablar en reuniones de amigas/os para evitar discusiones ásperas y mantener “la paz”: Futbol, Política y Religión. Es algo que el argentino no puede evitar, por más intento que haga está en su ADN. En este campeonato mundial de futbol,  tanto las expresiones orales como las expresiones corporales fueron mucho más visibles que nunca a través de las dimensiones de mundanidad, politicidad y trascendentalidad, dimensiones a la que no podemos renunciar.  

“Nos merecíamos esta alegría ante tanta pálida”: así nos expresábamos en las diferentes redes sociales, así nos decíamos mirándonos a los ojos. Estas palabras que soltábamos al aire en colores celeste y blanco sintetizaban tantas  tristezas y desconciertos, consecuencias de una pandemia que nos metió y nos dejó las secuelas del miedo y la angustia, consecuencia de una crisis política y  económica que no dejaba respirar. Entonces, en cada mundanidad hay señales de trascendentalidad y politicidad. 

La mundanidad, ese mundo - llenos de mundos, pintorescos, creativos, escurridizo, pícaros, particulares, espacios de resistencias. Los mundos, las mundanidades que rodeadas de cercos y de muros no tuvieron otra opción que ceder ante El Messias y su Selección Argentina: ellos invitaron a abrir los cercos de cada mundanidad, abriendo paso a los abrazos, a las sonrisas, al llanto, al baile y al canto, por primera vez después de mucho tiempo nos sentíamos unidos, nos sentíamos  una nación, un pueblo feliz. Sin duda que la tarea profética del Messias tenía como meta propiciar, alimentar y evocar una conciencia y una percepción de la realidad alternativa a las del entorno contextual y coyuntural que se vivía y que aún se vive, dando colectivamente un poco de felicidad. Con certeza de  Futbol,  Religión y Política no se habla con los viejos esquemas.

“Ojala los políticos tomen el ejemplo de los jugadores de la Selección Argentina”: La politicidad a flor de piel expresando y anhelando un nuevo modo de organización social y política en boca de muchos jóvenes y no tan jóvenes. Es curioso observar como las nuevas generaciones  se expresan como grupos de minorías sobre temas diversos, no aspiran a transformarse en mayoría, sin embargo van desarrollando un tipo de empoderamiento, que insistimos, no implica en absoluto llegar a pensar en convertirse en gobierno, en el fondo demandan transparencia, equidad, igualdad de oportunidades, una re definición de la democracia en una nueva cultura política más humanizante y responsable.

El festejo en el Obelisco o en la Casa Rosada está en un segundo plano, la Selección Argentina solo anhela estar más cerca del pueblo que volvió a creer, de eso se trata. Desde ahora, cada actor político y social sabe que un pueblo debe ser feliz, por lo tanto toda fuerza y energía debe estar orientado al bien de la mayoría, a su felicidad. El Messias nos dejó el legado.

          

[email protected]

 



COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!