Lunes 8 de Agosto de 2022

Hoy es Lunes 8 de Agosto de 2022 y son las 07:08 - EntrePueblosRadio, la radio que acompaña tus luchas....

AFROSDESCENDIENTES

21 de septiembre de 2021

MIEDO EN EL CORAZON DE LA SELVA

COLOMBIA:
La realidad de las 14 comunidades negras de los ríos Sipí, Garrapatas y San Agustín

Entre el calor húmedo de la manigua se asientan comunidades negras en el sur del departamento de Chocó. Por generaciones, han vivido en las riberas de los ríos y resistido a grupos armados ilegales, economías ilícitas, saqueo de recursos minerales y forestales, desamparo del Estado y, lo más reciente, el despojo de su territorio.

Lo que quieren las comunidades negras de la región del San Juan es que las actividades agropecuarias que realizan les generen ingresos, pero el transporte de las cosechas es costoso por las vías obligadas de Sipí: los ríos. Estas comunidades ya no aguantan ver cómo se pudren las cosechas de arroz, plátano, cacao o marañón, porque no hay cómo sacar del municipio esos productos ni quién los compre.

La única manera de moverse en esa región es por agua, por eso las 14 comunidades negras del municipio están asentadas en las riberas de los imponentes brazos fluviales de los ríos Sipí, Garrapatas y San Agustín que suben y bajan entre espesas capas de selva y confluyen en el río San Juan, la segunda arteria fluvial más importante de Chocó, después del Atrato.

Durante años, sus pobladores han esperado ofertas distintas a la minería, el cultivo de hoja de coca para uso ilícito, la vinculación a grupos armados ilegales o cualquier opción distinta a la relacionada con empresas foráneas que quieren abusar de ellos y aprovecharse de su territorio. Lamentablemente, la mayoría de las que han llegado a las selvas del sur chocoano son empresas mineras y el apuro económico ha vuelto a las comunidades de Sipí presas fáciles.

Así llegó, por ejemplo, la sociedad Desarrollo e Inversiones Progreso Verde (hoy, Eightfold Colombia) a este territorio en 2012, con supuestos proyectos enfocados en la preservación medioambiental, pero, a diferencia de lo que han hecho las empresas con declarados intereses mineros, Progreso Verde llegó reclamando como propias 32.450 hectáreas que, ancestralmente, le pertenecen a las comunidades negras.

Hoy, lo único seguro que tenían los negros y negras de Sipí, la tierra, su bien más preciado, por ser el territorio la base fundamental de la que depende su existencia como comunidades étnicas, está en peligro.

Fuente: https://verdadabierta.com/especiales-v/2021/despojo-invisible/es/cap1.html

 



COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!